×
Compartir en:
Compartir

De acuerdo con cifras entregadas por el Banco Mundial, para el año 2050 la cantidad de desechos aumentará en un 70%, considerando que anualmente se producen alrededor de 11.200 millones de toneladas sólo de residuos sólidos. Y en el caso de Chile, según los últimos datos del Ministerio de Medio Ambiente, cerca de 20 millones de toneladas de residuos se generaron en Chile durante 2020.

Por eso, reciclar, reutilizar y revalorizar son acciones que están en la agenda país, de la ciudadanía y en particular de la industria de alimentos. Es un tema en el que Carozzi –una compañía con 125 años de trayectoria- lleva trabajando mucho tiempo, precisamente para generar valor positivo y dejar una huella sostenible en todo su quehacer.

“De hecho, esta visión es parte de nuestra Estrategia de Sostenibilidad, basada en los tres pilares ASG: un mejor planeta, personas que nos inspiran y marcas para disfrutar, que para nosotros es más que una declaración de principios. Es una forma consecuente de trabajar y hacer las cosas, y que atraviesa todas nuestras acciones, agrupadas bajo un concepto fundamental: Compartir Hace Bien”, dice Luz María Rojas, gerente corporativo de sostenibilidad y marketing de Carozzi.

Carozzi ha llevado adelante distintas iniciativas y trabaja de la mano con otras empresas y organizaciones para fomentar la cultura de reciclaje entre sus colaboradores, clientes, proveedores y las comunidades. Ejemplo de ello es el desarrollo del proyecto de recolección de polipropileno flexible en San Bernardo, un Piloto de Reciclaje llevado a cabo durante el 2022 de manera conjunta con la Municipalidad y la Fundación Revalora, con el fin de sensibilizar a la ciudadanía sobre el conocimiento, el uso y el reciclaje del polipropileno flexible, uno de los principales materiales utilizados en el envasado de alimentos, que es poco conocido y altamente reciclable. Gracias al apoyo de 15 Juntas de Vecinos y la comunidad de San Bernardo, se logró la recolección de más de 300 kilos de plástico flexible.

Como parte de su preparación para la implementación de la Ley REP que comenzará a regir el próximo mes de septiembre, el 98% de los productos ya cuentan con la ecoetiqueta Carozzi, la cual permite informar a las personas sobre los componentes, materialidad y disposición responsable de los envases. Además, desde el año 2020 la Compañía participa en el Acuerdo de Producción Limpia Ecoetiquetado, que busca certificar los envases que son reciclables en más del 80% de su peso, que es posible la separación entre sus componentes y existe una demanda para su valorización.  A la fecha Carozzi ha certificado 327 productos de distintas categorías, ayudando a los consumidores a identificar con facilidad los envases reciclables a través del sello ElijoReciclar que se encuentra en la cara frontal de los envases.

Desde el 2020 Carozzi ha trabajado en mejorar la reciclabilidad de sus envases con diversas iniciativas, algunas de ellas han sido: cambiar a reciclable el envase primario de los cereales, el envase de arroz Miraflores, eliminar ventanas de los estuches de cartulina como en las lasañas y cambiar a PP el envase primario de las gelatinas de Ambrosoli. Asimismo, en el año 2022 se lanzó la variedad de compota Vivo orgánica en un pouch 100% reciclable, entre otras iniciativas.

Además, Carozzi ha reducido el gramaje en sus envases plásticos, aluminio y cartulina en 397 toneladas entre 2020 y 2022. Por ejemplo, durante el 2022 los envases de pastas Carozzi disminuyeron su gramaje lo que equivale a la reducción de 40 toneladas de plástico al año. Igualmente, el 89% de sus estuches y displays cuentan con la certificación PEFC y se espera durante el 2023 llegar al 100%.

En línea con su compromiso con el desarrollo de una economía circular, actualmente el 89% de los residuos industriales de Carozzi son valorizados, estableciendo como meta ser una Compañía cero residuos a vertedero al año 2025. Así, el Centro Industrial Nos está certificado bajo el Acuerdo de Producción Limpia (APL) Cero Residuos a Eliminación y todos los Centros Industriales cuentan con Puntos Verdes donde se separan los residuos según su materialidad.

Durante el año 2022, Carozzi se incorporó al Pacto Chileno de los Plásticos, iniciativa que busca sensibilizar a la ciudadanía frente al desafío de transitar hacia una economía circular de los plásticos. “Como Compañía, entendemos que una de las mejores formas de avanzar es trabajando de manera colaborativa, no sólo con nuestra cadena de abastecimiento y proveedores, sino también con las comunidades y otros actores de la sociedad. En ese sentido, buscamos repensar la forma en que producimos, usamos y disponemos de nuestros envases y embalajes plásticos, en favor del cuidado de nuestro entorno y medioambiente, trabajando alineados a los objetivos del Pacto al 2025”, comenta Luz María Rojas.